¡Envíos GRATIS España!🙏
Inicio / Más allá de las pulseras de yoga / Incorpora una asana sencilla y eficaz de equilibrio en la sesión con la postura del árbol o vrksasana
Incorpora una asana sencilla y eficaz de equilibrio en la sesión con la postura del árbol o vrksasana

Incorpora una asana sencilla y eficaz de equilibrio en la sesión con la postura del árbol o vrksasana

Vriksasana o "el árbol" es una asana de equilibrio, asequible a todos, que fortalece pies, tobillos y piernas además de desarrollar el equilibrio, proporcionar serenidad y estabilidad mental además de potenciar la concentración.

La realizaremos preferentemente al final de la sesión, por ejemplo, detrás de las asanas de pie. Trata de incorporar siempre una asana de equilibrio dentro de tu sesión.

 

Para hacerla partimos de respiración libre:

1) En tadásana, es decir, en pie, con pies juntos (tocándose pulgares y talones), contraemos la musculatura de las piernas, el vientre se contrae y el pecho adelante, con los hombros hacia atrás. 

Buscamos la verticalidad; fijamos la mirada en un punto, a la altura de los ojos a unos 2-3 metros. 

Es fundamental mantener la mirada en ese punto durante la asana para facilitar el equilibrio, y asegurar la concentración mental.

2) Pasamos el peso a la pierna derecha mientras, elevamos el pie izquierdo y lo deslizamos por la cara interna hasta la rodilla de la pierna derecha. Agarramos el pie derecho para colocarlo en:

Tenemos dos opciones:

a) Apoyamos la planta del pie sobre la raíz del muslo derecho, lo más arriba posible, es importante que sea estable (habrá que hacer algo de presión), 

b) O bien posamos el empeine del pie izquierdo sobre el muslo derecho, en posición de medio loto.

Vrksasana en medio loto (Hacemos Vrksasana con la pierna en medio loto

Acuérdate de mantener la mirada en ese punto o bien la mirada perdida (lo que comúnmente se denomina "estar en Babia").

3) Junta las palmas de las manos en pronam mudra a la altura del pecho, mantén el equilibrio y estira en la columna para ampliar la verticalidad de la asana.

4) Ahora vamos a realizar tres respiraciones: inhalamos y abrimos en los brazos, en el pecho, estiramos en la columna hacia arriba y juntamos las manos por encima de la cabeza.

Trata de mantener los brazos lo más rectos posible cuando estén arriba. 

IMPORTANTE: El cuerpo debe permanecer en la vertical, en el mismo plano.

Exhalando llevamos los brazos otra vez delante del pecho, en pronam mudra, manteniendo la atención en abrir bien en los omóplatos y mantener la apertura en el pecho.

Mantenemos ahí unos segundos, estando cómodos podemos estar de 5 a 30 segundos. 

5) Para deshacer bajamos el  pie izquierdo al suelo, los brazos a los lados, cerramos los ojos y permanecemos unos segundos; después hacemos la otra pierna.

Tratamos de mantener el mismo tiempo la asana, al hacer la otra pierna. 

 Para cualquier duda contáctanos.

0 comentarios

Deja un comentario