¡Envíos GRATIS España!🙏
Inicio / Más allá de las pulseras de yoga / Trabajamos la flexibilidad con una serie y para terminar hacemos trishulasana o "el tridente"
Trabajamos la flexibilidad con una serie y para terminar hacemos trishulasana o "el tridente"

Trabajamos la flexibilidad con una serie y para terminar hacemos trishulasana o "el tridente"

Últimamente aderezo las sesiones con una serie de asanas para aumentar la flexibilidad de cadera, piernas y brazos, en las que incluyo: janu shirshasana, paschimotasana y para terminar, trishulasana.

Trishulasana o postura de "el tridente" es una asana de flexión en la columna y cadera con extensión en las piernas.

Admite variantes; en la asana principal ponemos las manos en la espalda, pero nosotros vamos a llevarlas a los tobillos, para trabajar más el estiramiento de brazos.

Trishulasana o el tridente

(Hacemos nuestra variante de la postura de "el tridente", fíjate en dónde agarramos el tobillo y en la posición de la cabeza)

La haríamos en la segunda parte de la sesión, bien en la serie de asanas que indicábamos al principio o por ejemplo después de asanas de pie, como por ejemplo, virabhadrasana I, II y III o "el guerrero" (que vimos la semana pasada), antes de ir al suelo a relajación.

Entre sus beneficios: estirar los costados, movilidad de columna, fortalecer las piernas y brazos, al tiempo que combate el estrés y la rigidez. 

Vamos a hacerla:

1) Estando de pie, abrimos en las piernas, 1,20 metros o en la medida de nuestras posibilidades, pero cuanto más mejor (nos resultará más sencillo agarrar los tobillos después).

IMPORTANTE: Mantenemos el control y la fortaleza en las piernas, debemos empujar hacia abajo y que los pies permanezcan estables. Si trabajas con calcetines asegúrate de estar en contacto con la esterilla y no con la manta para no resbalar.

2) Situamos el anverso las manos sobre los glúteos e inhalamos abriendo bien en el pecho; exhalando bajamos el tronco desde la cadera, con la atención en la columna.

3) Tiramos del mentón hacia delante inhalando y exhalando llevamos las manos a los tobillos, sujetándolos por la parte posterior.

4) Ajustamos bajando la cabeza, llevando la frente en contacto con el suelo, y nos relajamos en la postura, manteniendo durante 5 respiraciones completas.

5) Deshacemos llevando las manos al centro, apoyando los codos y las rodillas, para bajar la cabeza y la cadera al suelo.

Espero que te haya aportado, para cualquier duda me contactas.

 

0 comentarios

Deja un comentario