¡Envíos GRATIS España!🙏
Inicio / Más allá de las pulseras de yoga / Revitaliza y rejuvenece todo el organismo con Shirshasana (la postura sobre la cabeza)
Revitaliza y rejuvenece todo el organismo con Shirshasana (la postura sobre la cabeza)

Revitaliza y rejuvenece todo el organismo con Shirshasana (la postura sobre la cabeza)

Shishasana es quizás una de las asanas más relevantes del hatha-yoga por los beneficios que tiene realizarla diariamente.

Podemos hacerla justo después del Medio Saludo al Sol o bien al final de la serie de asanas, haciendo Shirshasana (la postura sobre la cabeza) acertarás siempre.

Entre sus principales beneficios están:

- Según el yoga las impurezas se acumulan en la parte inferior del abdomen, al invertir la posición del cuerpo, estas impurezas asciencen hacia el elemento fuego. Quemándose, por ello se afirma que revitaliza y rejuvenece todo el organismo*.

- El cerebro recibe un riego sanguíneo enriquecido al proporcionarle sangre arterial fresca**; estimulando así la actividad cerebral (Vg. atención, concentración, estudio, meditación...).

- Sirve para equilibrar el flujo respiratorio y de los nadis ida-pingala así que podemos hacerla antes del pranayama para desbloquear la fosa nasal obstruida (aunque nos resulta más eficaz a este nivel Salamba Anantasana).

Podemos ver cómo realizarla en este vídeo:

Es recomendable aprender a hacer Shirshasana con un profesor, utilizando como soporte la pared. Si la vamos a hacer solos, sugerimos el centro de la habitación y haber retirado obstáculos cercanos.

Es inevitable que nos caigamos hasta que lleguemos a dominar la postura, no tengas miedo a caerte; simplemente recuerda doblar el cuello, arquear la espalda y flexionar las piernas para así rodar y amortiguar la caída.

Vamos a ser muy metódicos con los pasos para hacerla (nos quitamos las gafas si las usamos):

1) Partimos de vajrasana con respiración libre. Nos inclinamos, llevamos las manos al suelo (separadas la distancia de los hombros) y apoyamos los antebrazos en el suelo, uno al lado del otro. Fíjate que los dedos sobresaldrán un poco a cada lado (esa es la medida).

Separamos las manos y las entrelazamos los dedos (para evitar que se desplace la cabeza); formando un triángulo imaginario con los antebrazos. 

La base de Shirshasana
(Figura 1. Ponemos la cabeza entre las manos con los dedos entrelazados

Bajamos la cabeza a las manos, y será la línea de nacimiento del pelo la que entre en contacto con el suelo (Figura 1). En algunas escuelas se desplaza esta zona de contacto más hacia el occipital para mantener más recto todo el cuerpo durante la fase de mantenimiento.

2) Asentada la cabeza en ese triángulo imaginario, que nos sirve de base, estiramos en las piernas y caminamos, pasito a pasito (Figura 2), hasta que no puedas avanzar más. En ese momento la columna estará bastante recta

Llegando al tope en Shirshasana
(Figura 2. Caminamos poco a poco hacia delante)

Ahora doblamos en la rodilla de la pierna derecha y subimos ese pie hacia la nalga derecha (Figura 3).

Subimos en una pierna Shishasana 
(Figura 3. Elevamos el pie derecho en dirección a la cabeza)

Activamos la cadera para subir la pierna izquierda sube con la rodilla flexionada llevando el pie arriba, ayudándonos del contrapeso de la pierna derecha que ha sobrepasado la cabeza (Figura 4). 

La subida y el contrapeso 
(Figura 4. Fíjate en cómo de recta permanece la columna)

3) Ahora vertizalizamos la pierna derecha y después la izquierda. Contraemos en los glúteos y músculos de las piernas para verticalizar un poco más. Tiramos de las puntas de los pies hacia arriba (Figura 5).

Notaremos que shirshasana crece desde los antebrazos mientras la cabeza sirve como apoyo.

Fase mantenimiento Shirshasana 
(Figura 5. Fase de mantenimiento de Shirshasana)

4) Inicialmente mantendremos la asana durante 5 segundos y progresivamente aumentamos hasta permanecer, con respiración libre, entre 5 y 10 minutos. El tiempo máximo de permanencia sería de 15 minutos*.

Si la base está bien asentada será sencillo permanecer en esta asana, podremos llevar la atención a la respiración.

OTRA OPCIÓN (al mantenimiento) es realizar una respiración rápida entre 30-60 segundos, con ello conseguiremos una oxigenación extra en el cerebro pero solo podremos hacerlo si dominamos la asana.

5) Para deshacer doblamos en la pierna derecha llevándola más allá de la cabeza (actuando de contrapeso) mientras bajamos lentamente la pierna izquierda.

Cuando los dedos del pie izquierdo toquen el suelo, bajamos la otra pierna. Doblamos en las rodillas y llevamos la frente al contacto con la manta, cerramos los ojos. Permanecemos durante unos 5-10 segundos o el tiempo que consideremos.

6) Llevamos la cadera hacia los talones, el anverso de las manos sobre los muslos y con los ojos cerrado hacemos otra pausa. Esta vez durante al menos un minuto para que la circulación vuelva a la normalidad.

Espero que te animes a practicarla y si ya la conocías, no dejes de hacerla nunca ;- )

Para cualquier duda contáctanos

*Según André Van Lysebeth junto con lavar el escroto con agua fría para estimular el rejuvenecimiento.
**Este ejercicio no está recomendado para personas con presión arterial alta o baja.

0 comentarios

Deja un comentario