¡Envíos GRATIS España!🙏
Inicio / Más allá de las pulseras de yoga / Kapalasana, una postura invertida que te prepara para Shirshasana
Kapalasana, una postura invertida que te prepara para Shirshasana

Kapalasana, una postura invertida que te prepara para Shirshasana

Esta otra asana invertida*, Kapalasana, siempre la hacíamos antes de Shirshasana, es más sencilla de hacer pero más complicada de mantener en equilibrio, porque en Shirshasana (aunque pueda no parecerlo) la base es más robusta.

Por eso, en este caso, recomendamos mantenerla de 30 segundos a un par de minutos máximo. Lo bueno es que esta asana enseña a tu cuerpo el equilibrio de Shirshasana.

 Kapalasana

(en la imagen hacemos kapalasana, fijaos en la posición de los codos donde antes hemos apoyado las rodillas)

Como beneficios aumenta el riego sanguíneo al cerebro, equilibra y desbloquea la respiración (no tanto como Salamba Anantasana), además también actúa como revitalizadora y rejuvenecedora, invirtiendo el efecto de la gravedad.

Aunque normalmente la dejábamos para el final de la sesión, se puede hacer después del saludo al sol o del medio saludo al sol (al comenzar la clase).

Imprescindible: retirar obstáculos de las inmediaciones, además de hacerla con el profe  en las primeras ocasiones (para subir las piernas o del otro lado evitando que caigamos) y estar preparado para rodar, en caso de caída.

Vamos a hacerla, también con respiración libre:

1) Partimos de vajrasana, bajando la columna, ponemos la cabeza en el suelo.

2) Con las manos en la manta, a la altura de los hombros, y la cabeza, en la zona de nacimiento del pelo, la mantenemos posada sobre la esterilla.

Fíjate que las manos y brazos hacen un ángulo recto, mientras los codos están en paralelo.

3) Caminamos hacia delante con las puntas de los dedos de los pies, y cuando ya no podemos avanzar más, doblamos la rodilla de la pierna derecha y la subimos al codo derecho, que nos servirá de apoyo.

4) Seguidamente doblamos en la rodilla de la pierna izquierda y subimos esa pierna, sobre su codo.

5) Tomamos conciencia de la base, en manos y cabeza.

Ahora vamos a tirar de los pies a la vertical, llevándolos, sin mover la rodillas con las piernas juntas, por encima de la cadera.

6) Ya solo queda estirar en las rodillas para extender las piernas,con los pies apuntando hacia el cielo.

7) Mantenemos un par de minutos y volvemos de forma ordenada, bajando la cadera, posando los pies y después mantenemos la frente sobre el suelo, descansando un rato.

Espero que te haya gustado y que no dudes en consultarnos si tienes alguna cuestión.

*Si esta asana te resulta complicada prueba con Viparita karani.

0 comentarios

Deja un comentario