¡Envíos GRATIS España!🙏
Inicio / Más allá de las pulseras de yoga / Aprende la madre de las asanas por sus amplios efectos beneficiosos: sarvangasana o la vela
Aprende la madre de las asanas por sus amplios efectos beneficiosos: sarvangasana o la vela

Aprende la madre de las asanas por sus amplios efectos beneficiosos: sarvangasana o la vela

Sarvangasana, postura sobre los hombros o la vela, en español, es una postura clásica invertida, "prima" de shirshasana y viparita karani asana. Muy común y que hemos realizado, en muchas ocasiones.

Sarvanga significa "todas partes", por sus amplios beneficios: desde estirar el deltoides y fortalecer los músculos de los hombros, a aumentar la circulación y el riego sanguíneo sobre la tiroides, la glándula más importante del sistema endocrino, y acelerar el metabolismo.

Esta asana se afana en proporcionar armonía y bienestar sobre el organismo humano.

Ayuda a las personas con varices, estimula el funcionamiento del aparato digestivo y equilibra los nadis, ida y pingala.

Podemos realizar sarvangasana, justo después del Medio saludo al Sol (video) o bien, en la parte última de la sesión, y dentro de la siguiente serie, que después incluye como contrapostura halasana o el arado para seguir con setu bandhasana (que también vimos).

Vamos a hacerla:

1) Estamos extendidos sobre una manta, de espaldas en el suelo. Nos fijamos en mantener el contacto de todo el cuerpo sobre el suelo, con las piernas juntas y los brazos pegados a los costados.

2) Inhalamos y al exhalar elevamos lentamente las piernas, llevándolas a la vertical, formando un ángulo de 90 grados, con el tronco y el suelo. Aprovecha para bajar un poco el mentón y mantener la zona cervical en contacto con la manta.

3) Inhalamos y al exhalar, hacemos fuerza en las manos para subir el tronco y la cadera, pasando los pies más allá de la cabeza. El peso del cuerpo descansa sobre los brazos y la zona superior de los hombros.

4) Inhalamos y al exhalar, subimos el tronco y las piernas a la vertical, mientras flexionamos los brazos y colocamos las manos sobre la espalda.

Ajustamos bien en las manos, con firmeza en los muslos y los glúteos para buscar la verticalidad. El mentón en contacto en el pecho, presionando a la altura del esternón. Los textos clásicos hablan de que se instala automáticamente jalandhara bandha.

IMPORTANTE: La parte posterior del cuello, cabeza, hombros y brazos estarán en contacto con el suelo.

Tanto la parte posterior como anterior del cuerpo estará en tensión, las piernas  juntas, en simetría, mientas que los pies tiran hacia arriba, como si sostuvieran la asana (a esto le llamamos efecto "levitación").

Sarvangasana, posición final
(Atención a la presión de las manos y el contacto del mentón)

OPCIONES: Llevamos la atención a la respiración, zona anterior y posterior, pudiendo realizar 3-5 respiraciones completas.

OPCIONES: Podemos llevar la atención a la glándula tiroidea, situada en la zona media del cuello, con respiración libre.

Inicialmente mantendremos sarvangasana 1 minuto o hasta que estemos cansadas, progresando como máximo hasta 15 minutos.

5) Para volver, inhalamos y al exhalar, bajamos lentamente las piernas rectas, juntas, por encima de la cabeza; mientras soltamos aliviamos al presión en las manos y el mentón pierde el contacto con el pecho.

La punta de los pies irá al contacto con el suelo.

6) Con respiración libre, sujetándonos en las palmas de las manos y en la cintura, bajamos lentamente, vértebra a vértebra, con las piernas juntas.

Volvemos de Sarvangasana
(Para volver lentamente debemos apoyarnos bien)

Hacemos la pausa con las piernas dobladas si tenemos molestias en la zona lumbar, y si no estiramos en las piernas.

Espero que te haya gustado y no dudes en contactarme para cualquier cuestión.

Actualizado: 11-abril-2020

0 comentarios

Deja un comentario